Thursday, March 28, 2013

El invento de la estufa ecológica

Existe una problemática mundial relativa al acceso a la energía obtenida con gas para satisfacer necesidades tan básicas como cocinar alimentos. Un gran porcentaje de la población sigue cocinando con leña como lo hacíamos hace miles de años, pero no solo en zonas rurales sino incluso en la periferia de las grandes ciudades como Monterrey.
Hace tiempo tuve la oportunidad de participar en un proyecto como asesor de un grupo de estudiantes para desarrollar una estufa de leña. Los estudiantes formaban parte de un programa académico llamado Esfera de Innovación, del Tecnológico de Monterrey, en el cual, a solicitud de una empresa, debían desarrollar un producto. Estos estudiantes pertenecían a diferentes carreras y se les dio el reto de analizar la problemática mencionada, identificar las soluciones que existían y plantear una propuesta original.
El desarrollo de la estufa de leña ha tenido varias circunstancias desde mi punto de vista afortunadas que incluyen la participación de una asociación civil que permitió que los primeros prototipos funcionales fueran usados en circunstancias reales por señoras que sí tienen la necesidad de cocinar con leña, lo que ha permitido que se realizaran un par de iteraciones en el diseño y logrado un producto particularmente deseable.
A principios del 2012 se solicitó un registro (MX-u-2012-000125) ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) de Modelo de Utilidad, el cual es como una patente pero se podría decir que de nivel de inventiva uno, de acuerdo a la clasificación de Altshuller. Suelen solicitarse como Modelos de Utilidad aquellas ideas de modificación de un producto que le den una utilidad adicional por una configuración diferente. En este caso la estufa de leña consiste de elementos fabricados de diferentes tipos y calibres de lámina de acero que se ensamblan sin tornillos, es ligera, portátil y hace eficiente la combustión de leña. Véase un reportaje aquí:

Crean y patentan estufa ecológica Kauil

Todavía hasta este año 2013 fui a revisar el desempeño de la estufa con el equipo de producción, que incluye a la empresa que fabrica los prototipos y es muy satisfactorio ver cómo un producto cuyo registro de inventores me incluye, está ayudando a las personas que están usando la estufa a cocinar mejor con leña y sin todos los efectos perjudiciales que implica la inhalación del humo de un fogón abierto. Más aún, escuchar todos los comentarios de agradecimiento por facilitarles algo que tiene el potencial de beneficiar a millones de personas.
La foto de abajo no la tomé en medio del altiplano inhóspito de una zona rural en Nuevo León  tal como lo fue la anterior visita a una comunidad beneficiada con los primeros prototipos de estufa, sino a menos de 5 minutos de donde trabajé ocho años, en el cinturón urbano de Monterrey, donde pareciera que no tendría que haber problemas de acceso a servicios básicos (todavía falta mucho por hacer para que a México se le considere un país desarrollado).


En la foto izquierda se puede ver cómo cocinan sus alimentos en fogones abiertos. La estufa de la derecha es el invento de la estufa bautizada por los alumnos como "Kauil" dios Maya del fuego .
saludos!

2 comments:

Ito Aufes said...

EXCELENTE DATO PARA INGENIEROS CON CARACTERÍSTICAS HUMANISTAS Y SOCIALES, VAMOS POR EL ABARATAMIENTO DEL COSTO DE LA VIDA.
FELICIDADES HUMBERTO

Mario said...

Me interesan los nuevos inventos que aparecen para mejorar la calidad y disminuir la contaminación y por eso trato de averiguar sobre ellos. Yo suelo apaciguar las bajas temperaturas del invierno con mis estufas a gas